Se fue al norte detrás de un negocio precioso

Se fue al norte detrás de un negocio precioso

24/07/2018

Hace nueve años, Pablo Pedragosa se instaló en Artigas junto a su familia, a propuesta de un familiar que se dedicaba a la explotación de canteras de ágatas y amatistas. Hoy dirige la firma Amethyst Uruguay.

Por aquel entonces, recuerda Pablo, el negocio estaba en un punto alto y la propuesta de involucrarse en el negocio de las piedras semipreciosas, le sedujo. Actualmente stá enfocado en la exportación, un segmento que tuvo su época “brillante” entre 2013 y 2014, cuando llegaron a exportarse 120 contenedores mensuales con 27 toneladas cada uno, por un valor de mercado cercano a los US$ 22 millones. La realidad marca que hoy está lejos de esas cifras.

El sector dedicado a las piedras está conformado por unos 30 emprendimientos, entre empresas, empresarios unipersonales, propietarios de canteras, talleres y artesanos.

Pablo es consciente de que el mercado interno es muy reducido y por eso hay que empujar hacia afuera. “En el caso de las piedras ágatas principalmente la demanda es desde China, en el caso de las amatistas el abanico es más amplio, hoy compran desde Brasil, Estados Unidos, Alemania, China y otros países”.

Si bien es bueno que las producciones de amatistas se exporten casi en su totalidad, el empresario reconoce como una debilidad que el 70 % de la producción la adquieren empresas brasileñas que luego industrializan estas piedras dando trabajo de mano de obra a miles de personas. Esto en Uruguay es más complicado por los altos costos y las cargas tributarias. “Quisiéramos y es la intención de todos poder vender el 100% con valor agregado por mano de obra local que mucha falta hace” admite. Actualmente, el volumen exportado no supera los 20 contenedores al mes.

¿Cómo se realiza la extracción de las piedras?, le preguntamos. “En principio se estudia el terreno mediante cateos o muestreos para detectar dónde es más propicio iniciar las excavaciones, las cuales mediante extracción usando maquinaria pesada, excavadoras y en algunas oportunidades el uso de explosivos” cuenta. Esto último es regulado por el Servicio de Material y Armamento (SMA) dependencia de la Armada Nacional.

Como buen emprendedor, Pablo confía en el potencial del sector. “Son realmente infinitas las posibilidades de procesos e ideas para agregar valor a las piedras en bruto”. Y además es una actividad muy intensiva en mano de obra, ya que detrás del trabajo realizado a cada piedra en las distintas instancias hay un puesto de trabajo.

Para que la industria mejore Pablo es consciente de que es necesario sortear las dificultades que presenta la falta de competitividad. “Debemos ser claros y pragmáticos en este tema, nuestro principal competidor hace exactamente todos los procesos que involucran la actividad a la mitad de costo que nosotros” afirma.

“Tenemos el sartén por el mango en el producto, la materia prima, la mejor calidad es nuestra, y la industria no es costosa. El socio común que tienen todas las empresas que trabajan en canteras es el Estado, por intermedio de la Dirección Nacional de Minería y Geología (Dinamige), que hace un papel poco feliz, ya que se limita a recaudar” asegura. Según el empresario, el ente regulatorio debería “preocuparse por brindar un mejor escenario y mejores condiciones” a su socio natural que en definitiva hace sus aportes en función a los cánones de producción semestrales según la categoría de los minerales.

¿Cuáles son los volúmenes y valores anuales que tienen las exportaciones de estas piedras? “Si bien tuvo tiempos mejores, como en 2013 que fue el máximo histórico de ingreso con más de US$ 22 millones, hoy estamos muy lejos de estas cifras, porque gran parte de las ventas eran de ágatas que actualmente han caído mucho en demanda y en precio por kilo. Sin embargo como contrapartida las amatistas vienen con paso lento pero seguro”. En este caso, hay potencial y espacio para emprendedores que quieran comenzar, con visiones diferentes o estrategias más puntuales, asegura.

Su proyecto comercial apunta exclusivamente al cliente y a cuidarlo como eslabón fundamental en la cadena. “Rara vez se exporta al cliente final, por lo cual las ventas se realizan a empresas que a su vez revenden o son mayoristas que distribuyen nuestras piedras. Mi enfoque es lograr que para ellos el negocio sea excelente porque de esa manera estamos cuidando y afianzando el nuestro” afirma.






Comentarios

  • Sin comentarios

Dejá tu comentario

logo
Sobre DNegocios

En dnegocios.uy le sumamos valor a las noticias.
Producimos información valiosa, oportuna y entretenida, para que compartas en la oficina o con tus amigos.
Queremos ser fuente de inspiración para que hagas negocios.
Todo en un mismo lugar y gratis.
Nosotros te seguimos... Te animás a seguirnos?

Eventos

No hay eventos para éste mes

Calendario

© 2014 Todos los derechos reservados.